Después del sexo ¿te entra sueño o te espabilas?

Comparte

Dicen que tener relaciones sexuales da sueño a los hombres y se lo quita a las mujeres. ¿Que te ocurre a ti?

Después del sexo ¿te entra sueño o te espabilas?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

suenos-en-los-que-el-sexo-es-el-protagonista-600x337


Las diferencias a veces nos acercan y a veces nos alejan, definitivamente no reaccionamos igual al terminar el acto sexual, las mujeres necesitan afectos, ternura y demostración de amor, los hombres el disfrute de un relax tan fuerte que los hace dormir, sé que la gran pregunta para la mayoría de las mujeres es ¿Por qué se duermen los hombres después del acto sexual?

Para explicarlo es necesario saber que ciertas sustancias producidas por nuestro cerebro en el momento del acto sexual nos producen efectos distintos dependiendo si somos hombres o mujeres.

Estudios han demostrado que en el momento del orgasmo tanto hombres como mujeres, producimos ciertas sustancias como, por ejemplo, oxitocina, vasopresina, óxido nítrico, norepinefrina y prolactina, entre otras.

En las mujeres la liberación de oxitocina, vasopresina y prolactina les propicia el acercamiento al vínculo, a la proximidad tranquila con su pareja, por eso las mujeres prefieren el acurrucarse a sus parejas que dormir inmediatamente.

En los hombres, por el contrario, la producción elevada de prolactina los hace sentirse soñolientos además de sumamente relajados y satisfechos, así mismo la producción de oxitocina y vasopresina en el hombre se asocian fuertemente con el sueño además de que éstas están relacionadas con la producción de melatonina que regula nuestro reloj biológico.

Pero… ¿Por qué ocurre esto?

Las explicaciones sociobiológicas nos indican que el hombre necesita un tiempo de recuperación para reiniciar un nuevo acto sexual, para que pueda recuperar energías y, además, para que no se marche del lado de la pareja, el organismo le produce sueño, lo que permite que al despertarse esté al lado de la misma y con renovados bríos para tener un nuevo acto sexual y así garantizar un éxito reproductivo mayor.

Definitivamente somos distintos, pero como seres racionales podemos vencer un poco los determinantes biológicos que nos hacen reaccionar después del acto sexual, el hombre puede aprender a no dormirse de inmediato y llenar de afectos, ternura y pasión a ese ser maravilloso con el cual vivieron ese viaje maravilloso que los llevo a la cúspide del placer.

Amar después de amar, es la clave.

Article By :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*